¿Qué es una puerta?

Descarga LA BIBLIA EN PDF

Bienvenidos a ForoCristoVive.com
Si es tu primera visita, Es posible que tengas que REGISTRARTE antes de poder iniciar temas o dejar tu respuesta a los temas de otros usuarios: haz clic en el enlace 'registrarte' para crear tu cuenta.
REGISTRARME

Tomás el Dídimo

Cristiano recién llegado
9 Oct 2020
1
0
1
¿Qué es una puerta?


Si acepta y abre las puertas, todos los habitantes de esa ciudad quedarán bajo tu dominio y serán tus esclavos.

Deuteronomio 21 19.

Cuando le contaron a Saúl que David había ido a Queilá, exclamó: «¡Dios me lo ha entregado! David se ha metido en una ciudad con puertas y cerrojos, y no tiene escapatoria».

Primera de Samuel 23 7.


Bien, comencemos:

Una puerta, es una oportunidad, un medio para conseguir algo.

Ahora, hay puertas abiertas, osea oportunidades disponibles:


Al llegar a la puerta de la ciudad, Saúl se acercó a Samuel y le preguntó: —¿Podría usted indicarme dónde está la casa del vidente?

Primera de Samuel 9 18.

Y también:

Y con mucho temor, añadió: «¡Qué asombroso es este lugar! Es nada menos que la casa de Dios; ¡es la puerta del cielo!»

Génesis 28 17.


No obstante, también hay oportunidades cerradas como:


Las puertas de Jericó estaban bien aseguradas por temor a los israelitas; nadie podía salir o entrar.

Josué 6 1.

Y también:


sino que llamó a su criado y le ordenó: —¡Echa de aquí a esta mujer y cierra la puerta!

Segunda de Samuel 13 17.


Gracias a Dios, para nosotros, nadie puede cerrarnos las puertas que el Señor abre en nuestras vidas. Ni frenar la voluntad de Dios.
Como por ejemplo:


Pero Sansón estuvo acostado allí hasta la medianoche; luego se levantó y arrancó las puertas de la entrada de la ciudad, junto con sus dos postes, con cerrojo y todo. Se las echó al hombro y las llevó hasta la cima del monte que está frente a Hebrón.

Jueces 16 3.

Y también:


«Marcharé al frente de ti, y allanaré las montañas; haré pedazos las puertas de bronce y cortaré los cerrojos de hierro.

Isaías 45 2.

Y una vez más:


»Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta.

Lucas 11 7.


Por si acaso, recordemos una cosa importante. En el mundo hay muchas puertas, abiertas y cerradas. Por eso no olvidemos:

«Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no todo es constructivo. Que nadie busque sus propios intereses, sino los del prójimo.

Primera de Corintios 10, versículos 23 y 24.

Y otra vez:

La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios; y que nadie perjudique a su hermano ni se aproveche de él en este asunto. El Señor castiga todo esto, como ya les hemos dicho y advertido. Dios no nos llamó a la impureza, sino a la santidad; por tanto, el que rechaza estas instrucciones no rechaza a un hombre, sino a Dios, quien les da a ustedes su Espíritu Santo.

Primera de Tesalonicenses 4, versículos 3 al 8.
 

Publicar